Houari Boumédiène: Estrategia de desarrollo económico de la revolución argelina

Con respecto a la industrialización, la filosofía que prevaleció hasta ahora entre los interesados ​​en el desarrollo internacional se basa en el postulado de que, dado que la productividad de los factores de producción es baja en los países en desarrollo, esos países deberían posponer hasta más tarde, si no para siempre, su entrada en la era industrial.

De acuerdo con esta filosofía, supuestamente basada en la preocupación por la buena gestión y en la búsqueda del bien colectivo, nuestros países deben esperar hasta que la rentabilidad del capital sea comparable a la que prevalece en los países desarrollados y hasta que un gran número de nuestros trabajadores hayan adquirido capacitación avanzada y habilidades técnicas. A estos factores se suma el tamaño limitado de nuestros mercados, que se consideran demasiado estrechos para justificar la creación de industrias básicas, que dependen de las altas capacidades de producción. Por lo tanto, tendríamos que esperar hasta que nuestros mercados se desarrollaran y nuestros países quedaran atrapados en el círculo vicioso de la inmovilidad y la política de esperar y ver, y se encontrarían acorralados para someterse a una división internacional del trabajo injusta, lo que los confinaría a una posición marginal en el proceso de transformación del producto, es decir, limitada a la parte del proceso que no genera valor agregado o que apenas paga por los factores de producción.  En lugar de la industrialización, nuestros pueblos deberían entonces contentarse con una serie de transformaciones superficiales, como las industrias de ensamblaje, vestimenta o empaque, que no son más que una nueva forma de explotación de su trabajo y que privan a sus economías de posibilidades reales para crear y promover puestos de trabajo que existen solo en una genuina industrialización.

En consecuencia, nuestras naciones estarían condenadas a ver como sus recursos humanos se desangran y explotan continuamente, no solo en sus propios países, sino también en los países desarrollados, donde los trabajadores emigrantes de hoy constituyen la mayor parte del subproletariado y donde su personal científico y técnico se siente y es atraído por las oportunidades de promoción y progreso de las cuales se ven privados por la inmovilidad crónica en sus propios países. Todas estas consideraciones nos han llevado en Argelia a concluir que la única forma de embarcarnos en el desarrollo es rechazar esta filosofía.

En nuestro país, confiando en nuestra gente y en nuestros esfuerzos perseverantes, construimos fábricas, no sobre la base de las marcas más grandes que aparecen en los cálculos de los autodenominados expertos en desarrollo, sino sobre la base de la inmensa demanda potencial que nuestro desarrollo generará o traerá a la luz. En nuestra determinación de lograr la industrialización, hemos financiado nuestras estructuras instrumentales a través del ahorro público acumulado mediante una política de austeridad tanto a nivel individual como estatal. La competencia, la capacitación profesional, la habilidad y la experiencia en operaciones de la industria o en el área de costos de producción se encuentran cada vez más en los esfuerzos constantes que nuestros trabajadores y gerentes deben hacer en relación con las decisiones de inversión y administración que nuestro desarrollo requiere de ellos cada día.

Debido al hecho de que los países desarrollados tienen un control virtual de los mercados de materias primas y lo que prácticamente equivale a un monopolio sobre productos manufacturados y medios de producción, mientras que al mismo tiempo tienen monopolios sobre capital y servicios, han podido proceder a la fijación de los precios tanto de las materias primas que toman de los países en desarrollo como de los bienes y servicios con que cuentan esos países, están en condiciones de drenar los recursos del tercer mundo a través de una multiplicidad de canales en su propia ventaja.

La estrategia de desarrollo perseguida hoy por la revolución argelina surgió como una extensión de la lucha por la liberación nacional y constituye la expresión más profundamente significativa de esta lucha.Inmediatamente después de recuperar su soberanía, el pueblo argelino se dedicó a llevar a cabo la vasta empresa de recuperar sus recursos naturales, para permitir que el Estado y el pueblo tomen el control real de la economía nacional en sus propias manos. Así mi país tomó una serie de medidas: como la nacionalización de la industria minera, la nacionalización de la tierra, la toma de todos los medios de producción de los sectores básicos de la economía nacional, el control estatal sobre la industria del petróleo y, en particular, sometiendo la fijación de los precios del petróleo y el gas a la autoridad exclusiva del Estado, todas esas medidas, trabajando de la mano con la democratización de la educación y la transformación de las estructuras sociales y económicas en las zonas rurales, condujeron a la creación de un nuevo tipo de relación de producción y a la movilización gradual de la capacidad plena del país con miras a acelerar el proceso de desarrollo, en armonía con una escala de valores en la cual la economía es un medio y el progreso cultural es un fin para todos los ciudadanos.

Más allá de los argumentos que los países industrializados exponen sobre el precio justo del petróleo y los temores que muestran sobre sus supuestos efectos en sus economías, lo que más ofende a esos países y provoca una reacción violenta de ellos es, ante todo, el hecho de que, por primera vez en la historia, los países en desarrollo han podido tomar la libertad de fijar los precios de sus propias materias primas. A los ojos de los países más altamente desarrollados, este precedente conlleva el peligro inminente de propagarse rápidamente a todas las materias primas y productos básicos, y es este precedente el que algunos de ellos están absolutamente empeñados en neutralizar presionando por la formación de una coalición de países industrializados en contra de los países productores de petróleo, el doble objetivo de esta coalición es verificar la acción de los países productores y exportadores de petróleo y ejercer la fuerza disuasiva de las naciones industrializadas en otros países en desarrollo que son productores de materias primas.

El precio del trigo se duplicó de julio de 1972 a julio de 1973, y casi se duplicó de nuevo durante la segunda mitad de 1973, el precio del azúcar se cuadruplicó en menos de tres años, los precios de los fertilizantes más utilizados en los países en desarrollo casi se duplicaron entre junio de 1972 y septiembre de 1973, y estos aumentos excesivos fueron provocados únicamente por los países industrializados, que controlan más de las nueve décimas partes de la producción mundial de fertilizantes, ¿Es también necesario hablar del hecho de que para la mayoría de los países en desarrollo que importan granos, principalmente trigo y arroz, el costo adicional de estos productos se reflejará este año en un drenaje complementario de más de 7,000 millones de dólares?

Cierto, el petróleo, que durante décadas se había vendido a un precio muy bajo, recientemente se reajustó y ahora se valora a un nuevo nivel, este reajuste provocó violentas reacciones por parte de los países industrializados, que movilizaron toda su maquinaria de propaganda y engaño en un intento de distorsionar los hechos básicos del problema.

Es necesario mencionar que dentro de las estructuras de importación de muchos de los países en desarrollo, los productos alimenticios y los fertilizantes representan un gasto que es casi el doble que el del petróleo? ¿Es necesario, además, mencionar que para los países en desarrollo, los 25 países clasificados por las naciones unidas entre los menos desarrollados, el impacto del aumento del costo de los productos alimenticios es un 70 por ciento mayor en su balanza de pagos que el efecto del aumento del precio del petróleo?

Además, por hablar solo de la sequía que está matando a miles de seres humanos en las regiones sahelianas de África, uno podría recordar que para satisfacer sus necesidades de trigo, estas regiones habrían podido funcionar con una vigésima parte la cantidad de trigo que los países miembros de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo utilizan cada año para alimentar a su ganado.

Los países pobres también tienen que pagar el precio de las maquinaria y otros productos y servicios que son proporcionados por los países industrializados, en los últimos cinco años el precio del acero se ha triplicado, el precio del cemento se ha multiplicado por 4, el de la madera por 2,5, y el de los tractores por 2, por mencionar solo los pocos productos que desempeñan un papel estratégico en el desarrollo.

Houari Boumédiène

* Durante una entrevista con el periodista egipcio Lofti El Kholi, el 18 de octubre de 1974, Boumediene declara: ¨ A fines de 1974, terminamos la primera etapa de la revolución argelina para comenzar la segunda etapa a principios de 1975, será una nueva revolución, la del socialismo

En 1975, al recibir en Argelia al presidente tunecino Habib Bourguiba, Boumediene le hizo visitar el complejo siderúrgico de El Hadjar (el más grande de África), situado a las puertas de la ciudad de Annaba, visiblemente muy marcado por la infraestructura y sus instalaciones. El presidente tunecino dijo a su anfitrión: ¨¡Al menos el colonialismo tenía algo bueno! Les ha dejado muchas cosas.¨ Boumedienne respondió irónicamente: ¨Discúlpeme, señor presidente, pero todo lo que ve aquí, las máquinas, los obreros, los cuadros superiores, el director, e incluso el ministro de Industria, son una creación de nuestro régimen.¨

Leave a Reply