An aerial view of the Bomb crater in Kandal Province, Cambodia.

Camboya: el país más bombardeado de la historia.

¨Los americanos lanzaron tres veces más bombas en Camboya que en Japón, estas bombas no contenían chocolate, y a esos muertos se los pone en la lista de los jemeres rojos. Luego hubo un bloqueo y hubo una hambruna, y no por primera vez, ya hubo más durante la colonización francesa.¨ Jacques Vergés

 

Entre 1969 y 1973, con la excusa inicial de atacar bases guerrilleras vietnamitas y rutas de suministro logístico y militar, Estados Unidos lanzó más de dos millones y medio de toneladas de bombas sobre Camboya, esto es más que todas las bombas lanzadas por los aliados en la Segunda Guerra Mundial, los ataques incluyeron bombas de racimo, napalm y Agente Naranja, el herbicida tóxico con el que destruyeron y envenenaron multitud de campos de cultivo de arroz, sobre los que también lanzaron toneladas de clavos en una estrategia deliberada para rendir a la población por hambre. Como consecuencia, unas 600.000 personas (la mayoría civiles) murieron directamente por los bombardeos, y posteriormente cientos de miles más debido a los efectos colaterales, un tercio de la población perdió sus hogares bajo las bombas, convirtiéndose en desplazados internos.

El gobierno de los Estados Unidos fiel a su naturaleza psicópata, denominó a sus bombardeos con nombres tales como ¨Operación Menú¨, ¨Desayuno¨, ¨Almuerzo¨, ¨Merienda¨ y ¨Cena¨…

En 1970 el príncipe Sihanouk que había nacionalizado el comercio exterior, el sector bancario y la producción farmacéutica y rechazado unirse a la coalición militar impulsada por Estados Unidos para atacar a Vietnam, es destituido tras un golpe de Estado  organizado por Estados Unidos y reaccionarios locales. La nueva dictadura militar abrirá las puertas al capital norteamericano, iniciando un proceso de privatizaciones, Sihanouk, exiliado en China crea el Frente Unido Nacional de Kampuchea (FUNK), formado por fuerzas realistas en alianza con fuerzas pro-vietnamitas y la guerrilla del Partido Comunista de Kampuchea, que ya desde 1968 realizaba operaciones militares en la guerra entre latifundistas y campesinos, y que se consolidará como la principal fuerza del Frente.

Durante el desarrollo de la guerra popular la resistencia se organizará en cooperativas agrarias y construirá fábricas de herramientas para el arado y de armamento. En las zonas liberadas se introducirán relaciones de producción socialistas y se realizarán importantes obras hidráulicas.

A pesar de la desproporción de fuerzas contra un pequeño país de sólo 8 millones de habitantes los norteamericanos tendrán que contemplar como sus aviones derribados servirán para producir cazuelas, como relataron periodistas chinos que cubrían el frente de Phnom Penh al visitar una fábrica: ¨Lo más interesante es que utilizan carcasas de aviones y de carros de combate para producir cazuelas. Una fábrica de herramientas en el este del país produce así entre 1.500 y 1.800 cazuelas de aluminio al mes, lo que es largamente suficiente para cubrir las necesidades de la población local. El resto es enviado al frente. Al llegar a las regiones liberadas, un amigo camboyano nos dijo: «Ahora, los aviones enemigos ya no dan miedo a la gente. Cuando ven los aviones, dicen que se les envía acero». Cuando los aviones sobrevuelan los campos, los campesinos ríen mientras dicen: «Podéis bombardearnos siempre que queráis. Un día os convertiréis en cazuelas». ¡Comprobad hasta qué punto esas palabras hacen notar la indiferencia y la ironía de un pueblo revolucionario ante los imperialistas que tanto se regocijan de la potencia de sus modernas armas!¨.

En abril de 1975, las fuerzas revolucionarias liberan la capital de Camboya, los militares golpistas derrotados huyen y buscan asilo en Estados Unidos y Francia, pero algunos traidores no consiguen escapar a tiempo y son ejecutados, como el general Sirik Matak, miembro de la realeza, ex Primer Ministro de la dictadura y colaborador de la CIA.

Sin embargo, los bombardeos masivos de los norteamericanos sobre las zonas rurales habían provocado que miles de refugiados se hacinaran en la capital Nom Pen, junto a muchos prisioneros que se hallaban internados en campos de concentración de la dictadura pro americana, multiplicando por 5 su población, desbordando por completo sus servicios y escaseando especialmente los víveres.

Todo lo anterior sumado al hecho de que a pesar de la liberación de la capital aun existían grupos armados e infiltrados con la intención de provocar el caos, motivó la decisión de las autoridades revolucionarias de evacuar la ciudad, este hecho sería presentado por la prensa mercenaria como una ¨locura dictatorial¨, y un ¨desplazamiento forzoso criminal¨, pero en realidad supuso reasentar a la población en torno a cooperativas agrícolas y evitar la hambruna que los norteamericanos esperaban crear para forzar la caída de la revolución.

A la par de la colectivización agraria se crearán fábricas que producirán maquinaria agrícola, piezas de repuesto y montaje de tractores, de construcción naval y trabajo de metales, el intercambio y abastecimiento entre las cooperativas irá dejando progresivamente a la moneda en un segundo plano al perder su utilidad, siendo prácticamente abolida.

No obstante, la degeneración revisionista de la URSS y su transformación en una potencia socialimperialista planeaba mantener a Camboya bajo condiciones desiguales de intercambio dentro de la división internacional del trabajo, bajo la cual Camboya debería limitarse exclusivamente al monocultivo de arroz y su exportación, siguiendo el mismo procedimiento que la URSS empleó en Cuba reduciendo su economía a la producción de azúcar.

Camboya rechaza esta imposición, pero la traición de la dirigencia vietnamita plegándose a las exigencias de la URSS y su afán expansionista derivará en una serie de agresiones militares, primero contra Laos y después contra Camboya, que culminarán en 1979 con la invasión vietnamita del país utilizando un contingente de más de 100.000 soldados, el establecimiento de un gobierno títere y la colonización de Camboya con miles de campesinos traídos desde Vietnam. Los Jemeres rojos se replegarán a zonas del interior y de la frontera con Tailandia ofreciendo resistencia mediante una guerra de guerrillas durante 20 años.

Además de los bombardeos de la aviación norteamericana y de la invasión vietnamita, la revolución camboyana recibirá un bombardeo de calumnias por parte de los medios de manipulación de masas que emprenderán una repugnante campaña internacional de falsedades, acusando a los jemeres rojos y al dirigente Pol Pot de toda clase de crímenes, presentando toda la información descontextualizada al mismo tiempo que ocultaban el auténtico genocidio perpetrado por los bombardeos terroristas norteamericanos.

Hoy en día, en la Camboya de ¨libre mercado¨ buena parte del país se hacina en infectas chabolas insalubres, es empleada como mano de obra barata por las multinacionales, las huelgas son aplastadas con balas policiales y el país es internacionalmente conocido como un paraíso para pedófilos occidentales en busca de niñas que se prostituyen por comida, prostitución que había sido erradicada durante la ¨terrorífica¨ revolución.

Leave a Reply