Alija Izetbegović: Historia de un islamofascista llevado a la presidencia de Bosnia por la Unión Europea/Otan.

Nacido en 1925 en el norte de Bosnia, en el seno de una familia aristócrata musulmana, durante la Segunda Guerra Mundial se unió a la organización islamista ¨Jóvenes Musulmanes¨, que se alistaría en la 13ª División de Waffen Mountain de la SS “Handschar” (1ª croata) del ejército Nazi, famosa por la brutalidad de sus crímenes contra civiles. En 1944 sería arrestado por primera vez a manos de guerrilleros serbios. Tras la derrota fascista sería nuevamente arrestado en 1946 por los comunistas yugoslavos, pasando tres años en prisión.

Años después y ya en libertad, publicaría el manifiesto ¨La declaración islámica¨, en la que propugnaba la creación de un Estado Islámico, aseverando: “No puede haber paz o coexistencia entre la fe islámica y las instituciones sociales y políticas no islámicas… el Estado debería ser una expresión de la religión y debe apoyar sus conceptos morales”. Posteriormente pasaría cinco años en prisión por asociación criminal contra la República Federativa Socialista Yugoslava y propagación de fanatismo religioso.

En 1989, en libertad de nuevo, sería uno de los fundadores del ¨Partido de Acción Democrática¨, en el que seguiría propagando su basura religiosa, (que incluiría la prohibición de matrimonios mixtos con no musulmanes), con apoyo y financiación de los servicios de Inteligencia de Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Francia, y de Arabia Saudí, mediante donaciones a través de una red encubierta de asociaciones culturales y benéficas. El partido conseguiría ganar la mayor parte de los votos en las elecciones, el 33% de los escaños, y los siguientes finalistas fueron partidos nacionalistas que representaban a serbios y croatas. Fikret Abdić ganó el voto popular para miembro de la Presidencia entre los candidatos bosnios, con un 44% de los votos, Izetbegović con un 37%. Según la Constitución de Bosnia, los primeros dos candidatos de cada una de las tres regiones constitutivas serían elegidos para una presidencia rotativa multiterritorial de siete miembros (con dos croatas, dos serbios, dos bosnios y un yugoslavo); un croata asumió el cargo de primer ministro y un serbio la presidencia de la Asamblea. Abdić acordó retirarse como el candidato bosnio para la Presidencia e Izetbegović se convirtió en presidente de Bosnia dentro de lo que quedaba de la República Federativa Socialista Yugoslava.

El trabajo de las potencias imperialistas occidentales con el fin de destruir la Federación para hacerse con un nuevo mercado para sus multinacionales, sembrando la división, y el enfrentamiento religioso y nacionalista, conseguiría sus frutos: Croacia y Eslovenia declaran la ¨independencia¨, después Macedonia y Bosnia-Herzegovina emularán sus pasos, siendo reconocidos por la Unión Europea y Estados Unidos, dividiendo el territorio en comunidades enfrentadas para asegurarse su mejor control. La guerra estalla y Alija Izetbegović recibirá el apoyo de terroristas islámicos y mercenarios provenientes de varios países que formarán la milicia ¨El Mudžahid¨, en la que se incluirán miembros de Al Qaeda y del Grupo Islámico Armado argelino, recibiendo armas e instructores de la OTAN.

Utilizando la estructura paramilitar de Gladio realizarán una serie de atentados de falsa bandera, atacando indiscriminadamente mercados con explosivos y francotiradores, provocando víctimas civiles en zonas bosnias de mayoría musulmana, cuya autoría la prensa manipuladora se encargaría de adjudicar falsamente a los serbios, presentándolos como la encarnación del mal. Al mismo tiempo, ocultarán las matanzas de las milicias musulmanas y mercenarias contra civiles serbios.

Finalmente, aviones norteamericanos, británicos, franceses, españoles y alemanes acudirán al auxilio de los terroristas, realizando campañas de bombardeos contra posiciones serbias y población civil, hasta forzarles a pactar la partición definitiva del territorio. Alija Izetbegović será nuevamente presidente del Estado artificial de Bosnia hasta su renuncia a finales del 2000, aunque el poder de su partido será reducido después de que la OTAN instalase un ¨Alto Representante¨ para ¨supervisar¨ los asuntos de Estado, con más poder que la Presidencia o los parlamentos de las entidades bosniocroatas o serbias.

Izetbegović, sería galardonado por la dictadura de Arabia Saudí con el ¨Premio Internacional Rey Faisal en Servicio al Islam¨, la ¨Orden de Estado de la República Turca¨ y la ¨Gran Orden de la Reina Jelena¨ en Croacia.

Leave a Reply