Gotfred Appel: Sobre la necesidad del socialismo

En muchas ocasiones hemos señalado la conexión entre el nivel de vida, las formas de pensar y el deseo de revolución y socialismo, y hemos indicado que Engels tenía razón cuando escribió que la razón por la cual no hubo socialismo en Inglaterra a mediados del siglo XIX, fue sencilla, los trabajadores ingleses fueron sobornados con migajas de las ganancias de las colonias inglesas y el monopolio industrial inglés que existía en ese momento. También hicimos hincapié en que, en nuestra opinión, Engels tenía la misma razón, cuando escribió que un día los trabajadores ingleses llegarían al nivel de los trabajadores de los “países extranjeros” y que, por lo tanto, volvería a haber socialismo en Inglaterra.

Tenemos que admitirlo. Todos los hechos desde las declaraciones de Engels han confirmado sus palabras, y aún están siendo confirmadas. La gente que vive bien bajo el capitalismo no quiere abolir el capitalismo.

Esto, por supuesto, no significa que no haya personas que quieran el socialismo, y que deben trabajar y trabajarán para preparar a los trabajadores para el socialismo, organizativa, política e ideológicamente, el día en que aparezca en la agenda. Significa que la clase en su conjunto – la mayoría de los trabajadores y la mayoría de la población trabajadora no quiere el socialismo – y que, por lo tanto, el socialismo no se introducirá, mientras el capitalismo pueda ofrecer para ellos una vida digna.

Al respecto, nos gustaría presentar una cita bastante larga del discurso de Lenin en la sesión del soviet de Petrogrado del 12 de marzo de 1919, que resultará una lectura útil.

Lenin respondió a una pregunta sobre qué debería hacerse con los trabajadores que estaban en contra del poder soviético. Él respondió que, por supuesto, no se podía esperar que todos los trabajadores apoyaran al poder soviético de inmediato, el viejo orden social permanece en la mente de las personas durante mucho tiempo, y “siempre habrá personas que se sienten atraídas hacia lo viejo”. Continuó diciendo: ¨Algunos trabajadores, impresores, por ejemplo, dicen que el capitalismo era bueno, había muchos periódicos, mientras que ahora hay pocos, en esos días ganaban un salario decente y no querían ningún socialismo: había un buen número de sucursales de la Industria que dependía de las clases ricas o de la producción de artículos de lujo. Bajo el capitalismo, muchos trabajadores de las grandes ciudades vivían produciendo artículos de lujo. En la república soviética tendremos que dejar a estos trabajadores en paro por un tiempo. Les diremos: ‘Bajen a otro trabajo útil’. Y el trabajador dirá: ‘Hice un trabajo delicado, fui joyero, fue un trabajo limpio, trabajé para caballeros; ahora el muzhik (Campesino) está en el poder, los caballeros han sido aislados y quiero volver al capitalismo “. Tales personas predicarán la vuelta al capitalismo, o, como dicen los mencheviques, al capitalismo sano y la democracia sana.

Se pueden encontrar unos pocos cientos de trabajadores que dirán: ‘Vivimos bien bajo un capitalismo saludable’. Las personas que vivían bien bajo el capitalismo eran una minoría insignificante: defendemos los intereses de la mayoría que vivió mal bajo el capitalismo. El ¨capitalismo saludable¨ llevó a la masacre mundial a los países con mayor libertad. No puede haber capitalismo sano, puede haber capitalismo del tipo que se obtiene en la república más libre, uno como el de la república estadounidense, culto, rico, técnicamente desarrollado; el capitalismo democrático y más republicano que llevó a la masacre mundial más salvaje por el saqueo de todo el mundo. De los quince millones de trabajadores, encontrará unos pocos miles que vivieron bien bajo el capitalismo. En los países más ricos hay más trabajadores de este tipo porque trabajan para un mayor número de millonarios y multimillonarios. Ellos sirvieron a ese puñado y recibieron salarios particularmente altos de ellos. Tome a cientos de millonarios británicos: han acumulado miles de millones porque han saqueado la India y una gran cantidad de colonias. No significaba nada para ellos hacer regalos a 10.000 o 20.000 trabajadores, dándoles salarios dobles o más altos para que funcionen bien para ellos…La gran mayoría de los trabajadores no estaban en tal posición. Nosotros, los comunistas de todo el mundo, defendemos los intereses de la gran mayoría de los trabajadores, y era una pequeña minoría de los trabajadores, a quienes los capitalistas sobornaban con salarios altos y los convertían en servidores leales del capital”. (Obras completas, vol. 29, p. 27-30)

Y otra cita de Lenin de “Al camarada Loriot…”, 28 de octubre de 1919. (Obras completas, vol. 30, p.85): “En Francia como en Inglaterra, el imperialismo victorioso no solo ha enriquecido a un cierto número de pequeños capitalistas, sino que también ha podido dar limosna a la clase superior de los trabajadores, la aristocracia de la clase obrera, arrojando algunas migajas de la hazaña imperialista, ganadas por el saqueo de las colonias, y así sucesivamente. Pero la crisis causada por la guerra es tan grave que incluso en los países conquistadores las masas trabajadoras están inevitablemente condenadas a una miseria terrible. De ahí proviene el rápido crecimiento del comunismo y el creciente movimiento de simpatía hacia el poder soviético y hacia la Tercera Internacional”.

Nos gustaría ver a una persona que con toda seriedad negara que la mayoría de la clase obrera danesa que ya no es una minoría insignificante, como en la época de Lenin, está viviendo “bien bajo el capitalismo”. Lenin pudo decirles a los trabajadores soviéticos, que los bolcheviques representaban inmediatamente los intereses de la gran mayoría que vivía mal bajo el capitalismo, y para él era evidente que esta gran mayoría quería y tenía un beneficio económico directo del socialismo. Para él, al igual que para Engels, era evidente que cuando la mayoría vivía mal bajo el capitalismo o volvería a vivir mal, recurrirían al socialismo, lucharían contra los capitalistas y les arrebatarían el poder.

Para Lenin era evidente que la pequeña minoría que entonces existía no quería que se introdujera el socialismo y deseaba la vuelta al capitalismo cuando se produjo la revolución socialista. Para nosotros hoy es evidente que, por ahora, la gran mayoría de la clase en su conjunto, quienes vivimos bien bajo el capitalismo, esta mayoría, por supuesto, no quiere el socialismo, y es evidente que no empecerán a desear el socialismo estando aún mejor en el capitalismo! Solo van a querer el socialismo cuando estén mal.

Por supuesto, esto no debe entenderse en el sentido de que estemos esperando directamente a que los trabajadores y la población en general acaben “en el lodo”, como se suele decir.

Nosotros solo hemos procurado cumplir con las palabras de la cita de Lenin que hemos presentado en un número anterior, y que repetimos a continuación, y tenemos que subrayar que no fue de acuerdo con nuestros “deseos” ni que el movimiento político de la clase trabajadora danesa haya sido reformista desde sus inicios, ni fue nuestro “deseo” que el principal rasgo característico de la clase trabajadora danesa hoy en día no sea el de una clase suprimida y explotada, que no tiene que perder nada más que sus cadenas en una revolución, sino que es una clase sobornada con una forma de vida pequeñoburguesa.

Lenin definió la tarea de los comunistas de Occidente como sigue:

“Buscar, encontrar y determinar correctamente el camino específico, o el giro particular de los acontecimientos que llevarán a las masas a la lucha revolucionaria real, decisiva y final …”

Leave a Reply